martes, 17 de junio de 2014

EL VERBO: tiempo, número, persona y modo

 
 
 



l
Los modos del verbo
Existen tres modos principales del verbo y son:

El modo indicativo: Cuando un verbo se encuentra en el modo indicativo está refiriéndose a la realización de una acción concreta y real.
Por ejemplo:

Si decimos "José juega muy bien”, dicha oración nos informa de un hecho real y particular, detalla que esa persona, José, juega muy bien.
No sería lo mismo decir que, “Esperemos que José juegue muy bien”, ya que, en ese caso estaríamos manifestando un deseo.
Es decir, no es un hecho concreto y real, sino una probabilidad.


El modo subjuntivo: Cuando el verbo se refiere a una acción que se considera como posible, aún no concretada, entonces dicho verbo se encuentra en el modo subjuntivo.
Ejemplos:
Ojala podamos asistir a su graduación.
Todos querían que él realice una brillante exposición.

El modo imperativo: Empleamos el modo imperativo de los verbos cuando queremos dirigir órdenes.
Ejemplos: Cierra la puerta.
                Acomódate en ese asiento.
               ¡Haz silencio, estamos en una reunión!



El tiempo del verbo
La acción realizada por el verbo se encuentra en un momento determinado. Puede tratarse de un momento pasado, presente o futuro. Por eso se les llama los tiempos verbales. Existen tres grandes tiempos y son:
Tiempo pasado: expresa una acción ya realizada.
Ejemplo: Juan comió.
Tiempo presente: La acción se está realizando actualmente.
Ejemplo: Juan corre.
Tiempo futuro: Lo expresado por el verbo aún no ocurre, sino que ocurrirá posteriormente. Ejemplo: El lunes Julia bailará en el teatro.

El número

 Cuando la acción que expresa el verbo es realizada por un solo sujeto, el número es singular. Si la acción expresada hace referencia a varios sujetos, el número es plural.
Ejemplos en singular:
Me gusta ir de paseo por el parque. Alberto es un gran nadador. Su comportamiento es muy sereno.
Ejemplos en plural:
Antonio y yo asistiremos a la fiesta de cumpleaños.
Debemos caminar diez cuadras para llegar a la escuela.
Ellos van a cantar una obra en el nuevo teatro.

La persona

La persona indica la relación que existe entre el verbo y el sujeto que realiza la acción que el verbo expresa. La persona puede estar en primera, segunda o tercera persona.

Primera persona: Cuando la acción expresada es realizada por la misma persona quien habla en la oración, se dice que está en primera persona. Dependiendo de quién o quiénes realizan dicha acción, la primera persona puede estar en singular o plural.
Ejemplos: Yo entreno todas las mañanas Me encanta la música pop.
Todos los días voy al conservatorio para mis clases de violín.
Nosotros comemos pasta todos los viernes.
Todos quedamos contentos con su ponencia.
En estas oraciones, el sujeto de la oración es la persona que relata el hecho, es el protagonista de la misma.

Segunda persona: La forma verbal se encuentra en segunda persona cuando la acción es realizada por una persona, animal o cosa que es distinta del hablante.
En la oración “Tú eres una persona muy estudiosa” la persona que está expresando dicho enunciado se está refiriendo a otra y no a sí misma como sucede cuando la forma verbal está en primera persona.
Es decir, está diciendo a quien le está escuchando que es alguien muy estudioso.
Otros ejemplos:
Cantas extraordinariamente bien.
Juan, eres buen jugador de futbol en su club.

Tercera persona: Si el verbo expresado no se refiere ni al hablante ni al oyente, entonces la forma verbal es la tercera persona.
Cuando decimos que “Ella es una actriz muy buena” estamos hablando de alguien ajeno a la oración.
Otros ejemplos:
Todos los días mi vecino practica cómo cantar.
Ellos arribarán este viernes a la ciudad.
Sus libros han vendido muy bien.


1 comentario: